Seleccionar página

¿Si tuvieras un genio de la lámpara que cumpliera tus más recónditos, profundos y libidinosos deseos ¿qué le pedirías?

Imagina la escena. Te piden entrar a una cueva para buscar una lámpara mágica. Luego de quedar atrapad@ en aquel peligroso lugar, la encuentras en medio de otros deseables tesoros y aunque a primera vista no parece gran cosa, un genio sale de ella después de frotarla. El genio te dice que por haberlo liberado ahora tú eres su amo y que puede concederte cualquier deseo que pidas.

Vamos directo al punto. Si el genio pudiera concederte cualquier fantasía sexual, ¿qué le pedirías?

Esto es algo que muchos hemos pensado en algún momento de nuestras vidas, no nos referimos a lo del genio precisamente (aunque tal vez si), si no a la posibilidad de que nuestras fantasías sexuales se cumplan ¿Qué pasaría? ¿Serían tan espectaculares como nos las imaginamos?

Si el genio de la lámpara pudiera cumplir tus fantasías sexuales ¿serían tan espectaculares como te las imaginas?

Aunque las fantasías entre hombres y mujeres suelen ser diferentes, según algunas encuestas y estudios hay cosas en común que se pueden mencionar (sin entrar en detalles): desde tener relaciones con famosos o múltiples parejas al tiempo, hasta lugares exóticos, interpretando papeles, o usando disfraces y objetos auxiliares.

Sin embargo todos sabemos que estos son solo el nivel básico de fantasías de una persona promedio, fantasías de principiante podrían decir algunos. Un vistazo a los menús de las páginas de pornografía (aunque no deseamos que nadie lo haga) es suficiente para reconocer algunas de las fantasías sexuales que hoy en día existen en la profundidad de la mente humana: violaciones, animales, niños, robots, muertos… solo por mencionar algunos de los “mencionables”.

¿Realmente son esas fantasías los anhelos que salen de lo profundo de nuestras almas y lo más recóndito de nuestras mentes?

Tal vez no tengas ese tipo de fantasías que para muchos son aberrantes y denigrantes, pero son más comunes de lo que te imaginas. Sin embargo sin importar el tipo de fantasías que tengas, sería un buen ejercicio preguntarte ¿Por qué deseas lo que deseas? ¿Cómo llegó ese deseo a tu mente? ¿Quién puso esa fantasía en tu corazón?

¿Somos conscientes de cómo llegan las fantasías sexuales a nuestra mente y corazón?

La historia de Aladdín podría mostrar la respuesta a este dilema.

En la película animada de 1992, el primer deseo que el genio le cumple a Aladdín es el de convertirse en príncipe, quien como consecuencia de ese deseo recibe fortuna, fama y posición. Se puede decir que en esencia no es un deseo muy diferente a lo que muchos pediríamos en su lugar.

El punto es que Aladdín no pide un deseo realmente nuevo, ni siquiera es un anhelo que venga de él. De hecho su deseo parece que viene de lo que él creía que debía tener (riquezas y fama) para poder convertirse en lo que deseaba ser: un príncipe.

Pero ¿en que se parece el primer deseo de Aladdín a nuestras fantasías sexuales?

Tal vez quienes vieron la película animada no lo recuerdan y si lo hacen parece un detalle sin importancia, pero el primer deseo del protagonista se cumple usando todo lo que Aladdín encontró dentro de la cueva: Tesoros, riquezas y fortuna, que como consecuencia le dan poder y posición

¿Acaso fue su primer deseo una proyección de los tesoros que lo deslumbraron en ese lugar oscuro y lúgubre donde estaba atrapado inicialmente?

Con respecto a nuestras fantasías sexuales ¿no serán estas la proyección de los “tesoros” que creemos nos van a hacer felices, pero que se encuentran al igual que nosotros atrapados en la oscuridad de una lúgubre cueva?

¿Son nuestras fantasías sexuales la proyección de tesoros que se encuentran en la oscuridad de alguna cueva?

Video Destacado

Series de televisión con contenido erótico, paginas pornográficas, revistas “especializadas” ¿son algunos de ellos las cuevas en las que estás atrapad@, deslumbrad@ por los “tesoros” que allí dentro estás viendo?

Así como Aladdin existen muchos jóvenes que han sido deslumbrados en alguna cueva. Un lugar oscuro y sin vida que ha distorsionado las inocentes, cursis y hasta románticas fantasías que en algún momento pudieron haber tenido. Y han sido deslumbrados por una sencilla razón: entre más oscura sea la cueva en la que te encuentras mas parecerá que brillan los tesoros que hay en ella. El mejor ejemplo de esto es la pornografía, entre más profundo estés metido en ella, más deslumbrantes parecen los nuevos tesoros que el porno entrega.

El problema es que a diferencia de Aladdin, muchos aún siguen atrapados en la oscuridad, seducidos por falsos tesoros que alimentan su mente con imágenes e información que les hacen adoptar nuevas fantasías. Es así como lo que antes pudo haber sido impensable para muchos ahora se vuelve deseable y lo que antes la imaginación no lograba visualizar es ahora visualmente una potencial realidad.

Muchos creen que sus fantasías son solo los deseos y anhelos propios escondidos en el interior de cada ser humano y que todo el mundo tiene como algo normal. Pocos nos damos cuenta que aquellas fantasías nunca hubieran estado allí en muestras mentes, si nunca hubiéramos aceptado la invitación de entrar a la oscuridad de alguna cueva.

Las fantasías sexuales alojadas en nuestra mente, no estarían allí si no hubiéramos entrado a la oscuridad de alguna cueva

La tendencia de nuestro mundo es la de complacer y satisfacer todos nuestros deseos. Exigimos que el genio de la lámpara nos cumpla aquellas fantasías que hemos creído son nuestras, pero que al final no son nada diferente a los placeres y deseos que otras personas, industrias, medios, o influenciadores, nos han mostrado desde la oscuridad de sus propias cuevas.

¿Qué pasaría si saliéramos de la cueva?, ¿qué pediríamos si no tuviéramos la influencia de los “tesoros” que deslumbran nuestra mente y corazón en medio de la oscuridad?

Por experiencia sabemos algo con respecto al sexo: cumplir a nuestro antojo los deseos que nuestra carne nos pide puede ser placentero, pero tener la posibilidad de llegar a una noche de bodas sin el conocimiento ni la influencia de tesoros deslumbrantes del pasado hallados en lugares oscuros, es la mejor fantasía y el mas grande deseo que cualquiera podría jamas cumplir.

Lo que Aladdin realmente deseaba no eran los tesoros, ni siquiera ser un príncipe, pues esos deseos eran tan solo lo que él creía necesitaba para conquistar el corazón de la doncella de turno.

Así también son los deseos de nuestro corazón, por lo menos los que realmente nos pertenecen: van mucho mas allá de las fantasías que recibimos desde la oscuridad y tienen que ver mas con amor, aceptación, conectar con alguien especial, tener algo único con ese alguien… esa es la razón de nuestros deseos, ese es el porqué detrás de cada fantasía.

Pero primero hay que salir de la cueva, porque no puedes encontrar los anhelos de tu corazón desde la oscuridad de un lugar que amenaza convertirse en tu prisión.

No puedes encontrar las anhelos de tu corazón desde la oscuridad de un lugar que amenaza convertirse en tu prisión

Y aunque los genios no existen y ningún deseo o fantasía se hace realidad milagrosamente de un momento para otro, fuera de la cueva puedes encontrar al único que realmente puede satisfacer los anhelos de tu corazón: Dios.

Si ya estuviste en alguna cueva y reconoces que tal vez tu mente está irónicamente demasiado deslumbrada por la oscuridad, puedes pedirle a Él, al único hacedor de todo tipo de milagros imposibles, que puedas empezar de nuevo.

Si crees que tu mente está ya demasiado influenciada por fantasías y deseos que sabes nunca debieron llegar ahí, es a Dios, no a un genio de la lámpara, a quién puedes pedirle el cumplimiento del mejor deseo y la mejor fantasía que alguien podría jamás pedir: tener una vida sexual totalmente renovada y placentera con la persona que amas sin cargar el lastre mental, sexual y emocional del pasado en la cueva.

Puedes empezar otra vez, renovar tu mente, ser alguien sexualmente completamente nuevo: nosotros lo comprobamos y es posible. Si no lo crees te retamos a pedir ese deseo, no al genio de la lámpara que puedas encontrar en cualquier oscura cueva, si no al Dios de la creación que puedes encontrar al cerrar los ojos en el interior de tu corazón.

Esperamos que en la búsqueda de los deseos de tu corazón El Amor y Su Fuerza te acompañen, los vas a necesitar.

¿Crees que es posible ser sexualmente alguien completamente nuevo a pesar de un pasado sexual oscuro?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver nuestro canal

advertisement

Síguenos

Pin It on Pinterest

Share This