Seleccionar página
Una parábola moderna para ayudar a resolver esta compleja pregunta. 

Pretender que existe una única respuesta a esta pregunta sería algo arrogante puesto que cada pareja tiene su propia dinámica que la caracteriza, dándole un color específico a su relación, un camino y un posible destino. Pero como es una pregunta que inevitablemente llegará, si alguno de los dos tiene la convicción de esperar hasta el matrimonio para el sexo, trataremos de ayudar a resolverla.

Una manera de hacerlo es usar ese color propio de cada relación, junto con ese camino y su destino y comparar el tener una relación sentimental con lo que podría ser tomar un barco que ha decidido zarpar con dos tripulantes a bordo (color) con la idea de emprender un viaje (camino) que los llevará a ambos a conocer el lugar de sus sueños (destino). Con ustedes: la parábola del barco y sus dos tripulantes.

El punto es que bajo este “parabólico” contexto, podemos no solamente hacernos las preguntas correctas, si no también entender el momento adecuado para hacerlas ya que existen muchas preguntas que querrás resolver preferiblemente antes de que el barco zarpe a la aventura. Una de esas preguntas es ¿qué convicciones estás dispuesto a negociar con tu compañero de viaje? 

 

¿Qué convicciones estás dispuest@ a negociar con tu compañer@ de viaje?

Aclaramos que el “zarpar del barco” no es necesariamente el matrimonio, si no el momento en el que una pareja toma una decisión que los va a llevar juntos a un nuevo nivel de compromiso y profundidad en la relación. Para algunos esta decisión podría ser la de salir juntos y conocerse, para muchos el ser novios “oficiales” y tal vez para otros sea algo así como irse a vivir juntos.

El punto es que sabes lo que significa zarpar, porque entiendes que a partir de ese momento cada día que pasa va a ser más difícil volver atrás. Al zarpar sabes que cada día te irás adentrando más en lo profundo de un nuevo océano de expectativas pero también incertidumbres ya que ahora tu corazón no navega solo y entiendes que puede pasar cualquier cosa: desde tener un viaje espectacular con tu nuev@ compañer@ a bordo, hasta ser arrojad@ por la borda y abandonad@ a la deriva junto con tus sentimientos.

Esperar hasta el matrimonio para tener sexo, debería ser una discusión previa al viaje. El problema es que hoy en día son más las parejas que empiezan su relación de una forma tan casual, inadvertida y descomplicada (en una sola palabra: hollywoodense), que es sólo cuando están mar adentro conociendo como es realmente su compañer@ de viaje, que se dan cuenta les hubiera gustado hablar algunos temas antes de partir y que ahora sobre la marcha son necesarios tocar.

Esperar hasta el matrimonio para tener sexo, debería ser una discusión previa al viaje.

Hablar sobre las convicciones del corazón durante el viaje puede ser mas complicado de lo que parece, porque ya montados en el barco lo más seguro es que alguno de los dos, si no ambos, van a tener que negociarlas y ceder terreno con el ánimo de continuar juntos y salvar la travesía.

Si tus convicciones sobre el sexo son fuertes y no estás dispuesto a negociarlas, ojalá hayas partido con alguien que las respete y quiera continuar el camino contigo. Si no es así, volver al puerto para empezar un nuevo viaje puede ser un proceso largo y doloroso dependiendo de que tanto te hayas alejado de la costa.

Y aunque insistimos en que es mucho mejor hablar sobre el tema antes de emprender el viaje, seguramente muchos ya se embarcaron y no saben que hacer ante la negativa de su pareja frente a la decisión de esperar hasta el matrimonio. Si ese es tu caso el mejor consejo que podemos darte es que mires atrás, hacia el camino ya recorrido y medites en el tramo que hasta el momento juntos han avanzado. Pregúntate si has comprometido tus convicciones navegando rutas que no querías explorar, pero en las cuales cediste terreno por la promesa de nuevas aventuras, por la presión de tu pareja, o simplemente por los inesperados vientos del aparente sentimiento del amor que te impulsaron de forma inadvertida sin que pudieras darte cuenta a tiempo.

Después de mirar atrás, es hora de pararte en la proa y mirar hacia el horizonte buscando tu destino. Desde ese lugar es más fácil preguntarte si el mar recorrido te ha desviado del plan que soñabas cumplir, pero más importante aún, preguntarte si el océano delante tuyo te sigue llevando hacia ese sueño. Recuerda que quien renuncia a sus convicciones o negocia con ellas es muy probable que sin darse cuenta en algún punto se desvíe de su camino. Y aunque solo te desvíes un grado de la ruta original, con el paso del tiempo ese grado inevitablemente apuntará cada vez más lejos del destino que has soñado ¿Vale la pena arriesgar tus sueños, por vivir la aventura del momento?

Quien renuncia a sus convicciones o negocia con ellas es muy probable que sin darse cuenta en algún punto se desvíe de su camino.

Todo barco puede volver atrás y pueden elegir juntos regresar a la costa y despedirse para empezar con el tiempo un nuevo viaje. También hay botes salvavidas y es preferible usarlos a tiempo para regresar, antes que ser echado por la borda para ahogarse en la desilusión.

Pero sobre todo recuerda que fuiste creado con el propósito de llegar al destino que soñaste, y que aquel que puso ese sueño en tu corazón sabía que podías alcanzarlo, navegando junto a alguien que fuera tu cómplice y primer oficial en esta aventura.

No te conformes con marinos de segunda a los que no les interesa aprender a navegar como tú sabes que se debe, ni con capitanes impostores que no dudarían en ser los primeros en abandonar la nave ante cualquier tormenta y cuidado con l@s piratas: son expert@s prometiendo aventuras pero al final solo quieren tus tesoros y robarte lo de valor haciendo lo mismo en cada puerto en el que pueden. El que lo entendió, lo entendió. La que lo entendió, también.

Nuestro deseo es que puedas elevar anclas solo con quien esté dispuesto a navegar contigo sin comprometer tus sueños ni desviarte del camino, porque juntos complementarán lo que necesitan el uno del otro para disfrutar su viaje al máximo y alcanzar el destino para el que fueron creados.

Esperamos que este haya sido el mensaje en la botella que llega a tiempo para advertirte. Pero si no es así y estás tomando decisiones a conciencia pero sientes que tú y tu corazón quedarán a la deriva, recibe este mensaje como un salvavidas con la promesa de que tienes un Dios que si no abre los mares para que camines sobre lo seco, te tomará de la mano para que juntos caminen sobre las aguas hacia tu verdadero destino.

4 Comentarios

  1. Alejandro Barreto

    En este momento, solo tengo una pregunta, o más bien les pediría un consejo: ¿Cuál es la manera correcta de iniciar una relación? ¿Cuál es la manera CORRECTA de conocer a esa persona? aunque no existe un libreto que exista para iniciar una relación de manera premeditada, ¿cuáles serían esos tips importantes para tenerlos en cuenta?

    Responder
    • Cronoviazgo

      Hola Alejandro gracias por la pregunta, un poco compleja la verdad. Pero para poder contestarte desde nuestra experiencia y la de los jóvenes que hemos podido conocer vemos que aunque no hay una fórmula o libreto como tu bien lo dices, si hay algunas cosas a tener en cuenta que te ayudarán a iniciar una buena relación con alguien que te gusta. Tratamos de dar tips cada vez que podemos en nuestros post y videos, pero por acá te compartiremos algunos:

      1- El gusto es importante pero no es suficiente. La parte física no debería ser lo único, por eso lo importante de conocer a la otra persona

      2- Conocer a la otra persona como amiga. Para ello es importante hablar, pasar tiempo con amigos, familia, en planes y ver como la otra persona es en un ambiente familiar y de compañerismo

      3- No acelerar las cosas. No forzar la relación ni a la otra persona. Uno se da cuenta cuando las ansias negativas, los afanes personales o las dependencias emocionales salen a la luz. Si hay algo de esto al iniciar la relación hay algo que no esta bien.

      4 Pregúntale a Dios, habla con Él. Para nosotros Él fue clave en todo el proceso. Nos enseñó los tiempos, nos mostró el corazón del otro y hasta nos dio ideas de detalles. Si no eres alguien espiritual es un buen momento para empezar. Y si no crees en Dios, empieza por hablar con tu conciencia o compartir con un buen amigo que haga el papel de ella.

      Esperamos haber podido ayudar y pasa por acá de vez en cuando para ver nuevo material que de seguro te servirá. Un abrazo.

      Responder
    • Manuel Betancur

      Buen día Alejandro, bendiciones. Adición a la respuesta de cronoviasgo me gustaría así también aconsejar que en una relación con propósito de Dios se debe tener muy claro que la otra persona te ayude a ser una mejor versión de ti para Dios y no para ti, que sea una imagen y semejanza de Dios y no de ti, pues el amor no debe ser envidioso, el amor todo lo espera, no es rencoroso y sobre todo muy importante todo lo soporta. Espero que te ayude en algo y que recuerdes que en el camino de Dios nada es forzado.

      Responder
      • Cronoviazgo

        Gracias Manuel por la respuesta sabemos que será de utilidad. Un abrazo!

        Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver nuestro canal

advertisement

Síguenos

Pin It on Pinterest

Share This