Seleccionar página
Sexo: EL REGALO de Dios para la humanidad. Tan espectacular, profundo y hermoso como controvertido, banal y problemático ¿Por qué?
Es fácil responder usando el sentido común: El sexo no está diseñado para los seres humanos, por lo menos no bajo las condiciones que el creador plantea.

¿Por qué solo practicarlo con una persona, cuando es obvio que nos dan ganas con más de una a lo largo de nuestra vida?

¿Por qué solo después del matrimonio, cuando desde la adolescencia ya estamos listos para probar el sexo pero no para casarnos?

¿Por qué solo entre un hombre y una mujer, cuando podemos probar múltiples opciones de acuerdo a nuestras preferencias individuales?

O Dios se equivocó con respecto al sexo y sus instrucciones al dárnoslo, o se equivocó en nuestro diseño como seres humanos y nuestra capacidad natural para, de acuerdo a sus instrucciones, saber usarlo.

 

¿Se equivocó Dios en cuanto al sexo y sus instrucciones de uso para la humanidad?

Basta un vistazo al mundo hoy para reconocer como hemos decidido llevar nuestra vida sexual: La gran mayoría lejos, muy lejos de las instrucciones de Dios, y para los que han decidido seguirlas, una tarea difícil, muy difícil de lograr. Sin duda, el creador se equivocó en algún punto con su creación.

Se equivocó an entregarle algo tan sagrado a una humanidad corruptible, que justifica sus acciones con la excusa de que los tiempos cambian y los valores que le dan precio a lo sagrado se deben redefinir; al entregarle algo tan espiritual a una humanidad tan carnal, que está acostumbrada a suplir todas sus necesidades físicas y antojos placenteros independientemente de su propia conciencia; al entregarle algo tan profundamente bueno a una humanidad soberbia, capaz de disfrazar lo dañino e inmoral bajo el manto de lo políticamente correcto y redefinir lo que está bien.

Se equivocó al entregarnos el sexo, al regalárnoslo, al dárnoslo sin obligarnos a usarlo con manual en mano, al creer que podríamos hacerlo a su manera, al creer en nosotros…

…al creer…

Pero ¿y si es ahí, donde tal vez somos nosotros los que estamos equivocados?

¿Por qué dejaría Dios en nuestras manos algo como el sexo?

Tal vez nunca se trató del sexo y sus instrucciones, ni de lo sagrado, espiritual, íntimo o correcto que podamos ver en ese regalo. Tal vez se trató y se trata de creer, de entender la fe que tiene Dios en nosotros al dejar en nuestras manos algo como el sexo.

Es como la fe de un padre que da algo especial a su hijo, algo tan especial como la vida de una mascota. Un buen padre no le daría un regalo así a su hijo esperando que dejara morir al pobre animal, por ello lo instruiría sobre como cuidarlo y lo guiaría de manera precisa, sabiendo que eventualmente la responsabilidad de esa vida sería solo de su hijo.

Seguramente ese padre querría que su hijo lo disfrutara y se divirtiera, pero sobre todo sería un regalo para que su hijo conociera el valor de algo tan especial y delicado como una vida y al hacerlo pudiera crecer y conocerse a sí mismo.

Un regalo para que su hijo aprenda quién realmente es él, al aprender el valor y la responsabilidad de las cosas que se le han entregado y también de lo que él vale para su padre y cuanto su padre confía en él.

Aprendemos quienes realmente somos y cuanto valemos, al reconocer el valor y la responsabilidad de las cosas que se nos han entregado

Todo buen padre quiere esto para sus hijos y todo lo que hace lo hace con la fe que tiene puesta en ellos. Y es ahí donde entendemos que no podemos culpar a Dios ni tampoco creer que se ha equivocado, porque ningún padre se equivoca al creer en sus hijos, sin importar que tan malos, inmaduros o incompetentes parezcan.

La fe que un padre bueno tiene en sus hijos es tan inamovible como su amor y por eso no puede dejar de creer lo mejor de ellos. Por eso no se equivoca: porque sencillamente no podría ni debería hacer otra cosa.

Podemos tratar de decir que Dios se equivocó con respecto al sexo, que el sentido común nos muestra claramente que no debió entregarle algo tan especial y delicado a una creación a la que a la vez le dio tanta libertad, carnalidad e independencia.

Ningún padre se equivoca al creer en sus hijos ya que no podría ni debería hacer lo contrario

Pero en lo que no se ha equivocado, y es algo que ni siquiera el sentido común podría refutar, es en su fe hacia nosotros. En la fe que aún hoy a pesar de nosotros, el padre bueno tiene que usaremos el sexo no solo como un regalo para disfrutarlo, si no como un espejo para aprender a conocernos como lo que somos hoy y como lo que podremos llegar a ser, eso que él ve de nosotros y que sigue creyendo llegaremos a ser.

Nos enfocamos demasiado en ver el daño o placer que el sexo causa, en lo que está prohibido o permitido, en darle un valor exagerado o a menospreciarlo totalmente, en tratar de entender su pureza o distorsionar su naturaleza.

Pero tal vez nunca se trató de sexo, tal vez se trató de nosotros desde el principio, de usar algo que nos probaría y nos haría mejores si lo usábamos como debería ser.

 

¿Es el sexo un regalo? Puesssss….

Tal vez es hora de preguntarnos porqué ¿Por qué nos entrego algo como el sexo y confió en nosotros a pesar de nosotros? Pero sobre todo ¿por qué a pesar de nosotros aún hoy él sigue creyendo, qué es eso que él hoy aún ve en nosotros?

Y seguramente es ahí donde tu te has equivocado, pero Él no. Si te has equivocado con respecto al sexo, y todos lo hemos hecho, recuerda que él no se equivoca al creer en ti y que no hay manera en que pueda equivocarse porque sencillamente no hay manera que pueda dejar de hacer otra cosa.

Dios seguirá creyendo en ti y seguirá confiándote la responsabilidad del uso de tu sexualidad. Y Él no se equivocó con respecto al sexo, así como tampoco se equivocó en creer en ti para usarlo: ¿Creerás en aquello que él ve de ti? ¿En quién te convertirás si lo haces?

 

Gracias al equipo de El Café de Los Miércoles, por permitirnos compartir este blog post en su sitio. Son una bendición para nosotros y para muchos.
¿Crees que Dios se equivocó con respecto al sexo o somos nosotros los que no hemos entendido su propósito?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver nuestro canal

advertisement

Síguenos

Pin It on Pinterest

Share This