Seleccionar página

¿Volverá la exitosa serie con historias de caballeros, dragones y emocionantes batallas en escenarios majestuosos?

¿Volveremos a ver valientes héroes y heroínas así como grandes reyes y estrategas demostrando sus habilidades para derrotar ejércitos y conquistar reinos enteros?

La recién finalizada Game of Thrones (GOT) tenía el combo completo con todas las características que a muchos nos encanta ver en series y películas. Era un combo agrandado con una súper producción respaldada con un millonario presupuesto y con la adición de un reparto de personajes que lograron conectarse con la audiencia mundial, o por lo menos eso decían la crítica y los conocidos que me la recomendaban.

¿Por qué no la vi?

Nadie me prohibió verla, ningún padre o pastor de ninguna iglesia me advirtió el infierno si la veía y tampoco me dejé convencer de los que muchos llamarían puritanos retrógradas en redes sociales, que advertían las fuertes escenas eróticas y su parecido a cualquier película pornográfica.

No la vi, porque no pude evitar hacerle caso a esa vocecita interior que me detenía, cada vez que lo intentaba.

Si, lo intenté, traté de ver la serie de la que todos hablaban. Pero siempre que lo hacía, aparecía la vocecita haciendo su entrada dramática: “¿Estás seguro de que en realidad quieres verla?

No vi Game Of Thrones, porque no pude evitar hacerle caso a esa vocecita interior que me detenía, cada vez que lo intentaba.

La primera vez pensé en sólo verla y apartar mi mirada cuando las escenas fuertes hicieran su entrada. Para un hombre que tuvo luchas sexuales en el pasado es algo a lo que ya estoy acostumbrado, así que ¿por qué no hacerlo con GOT?

Pero el problema con GOT es que yo ya estaba predispuesto. Sabía (porque era algo de público conocimiento) que una de las características de la serie era su contenido erótico. No sé si estas escenas eran necesarias o no para el desarrollo de la trama, la verdad lo dudo. De hecho una pregunta que me ronda es ¿si la serie no hubiera tenido este contenido, habría tenido el mismo éxito? Nunca lo sabremos. Solo sabemos que GOT se vendió a la consigna popular y mediática que dice que el sexo vende y perdió una gran oportunidad de tal vez demostrar lo contrario.

” Ya superaste tus luchas ¿vas a arriesgarte a volver a ellas?” La vocecita me conocía, me hacía reflexionar y caer en cuenta que si veía la serie lo haría con una latente y nociva expectativa.

Game Of Thrones se vendió a la consigna mediática que dice que el sexo vende, perdiendo una gran oportunidad de tal vez demostrar lo contrario

Vale la pena aclarar que esto no solo aplica a GOT. Prácticamente cualquier película o serie  en la actualidad clasificada para mayores de 15 años, le permite a cualquier hombre encontrarse en la incómoda posición de escuchar esa vocecita interior que lo alerta justo en las escenas donde las protagonistas muestran menos ropa y mucha más piel.

Sé que muchos hombres han escuchado esa voz, me atrevo a decir que la gran mayoría lo hace. Que no quieran admitirlo, que prefieran ignorarla o que se apague ante los gritos del razonamiento progresista de hoy o la presión de los amigos es otra cosa. Pero está, existe y es real.

Sin embargo a pesar de la voz lo intenté de nuevo. Esta vez aconsejado por un amigo que me contó que ya existían páginas donde la serie estaba censurada. ¡Bingo! Podría ver la serie y ahorrarme el tener que cambiar la mirada evitando de paso el riesgo de un calambre en el cuello.

Muchos hombres oyen esa voz. Que no lo admitan, que prefieran ignorarla o que se apague ante los gritos del razonamiento moderno y la presión de los amigos es otra cosa

Ingenuamente hice lo que cualquiera hubiera hecho en mi lugar, googlear la  frase “ver GOT online censurada”. Grave error. Los resultados de búsqueda, imágenes y miniaturas me entregaron en pocos segundos un resultado totalmente contrario a lo que estaba buscando. Me concentré apartando los ojos de las imágenes tratando de enfocarme en los textos, sin embargo los titulares y contenido relacionado con la búsqueda era igual o peor que el de imágenes.

Refine la búsqueda unas dos o tres veces más, encontrando más de lo mismo: blogs relacionados con el sexo en GOT, top de escenas sexuales, entrevistas a los actores sobre las escenas…

” Ya sabes porque la serie es exitosa. ¿En serio es esto lo que quieres ver? ¿Esto es lo que quieres apoyar?” Con un tono claro sin juicio ni reclamo la voz hizo su entrada.

Leí un artículo que decía que en el estreno de una de las temporadas de GOT el consumo de pornografía había disminuido drásticamente y no pude evitar pensar: “¿Será que es como ver pornografía con la aprobación de la mayoría y la posibilidad de comentar con tus amigos al día siguiente sin sentir culpa?” Eso no lo dijo la voz, creo que fue más mi conclusión, pero fue claro para mi que aunque la serie tuviera muchas cosas espectaculares que la hacían atractiva, uno de esos pilares sin duda era su contenido sexual.

¿Ver una serie como Game Of Thrones, es como ver pornografía con la aprobación de la mayoría y la posibilidad de comentar con tus amigos al día siguiente sin sentir culpa?

¡Tercer intento! Esta iba a ser la vencida. Se acercaba la sexta temporada y ahora casado junto a mi esposa empezamos a pensar en una serie que pudiéramos ver juntos. Entonces se me ocurrió la genial idea: ¿y si la veo censurada junto a ella?

Le comenté la idea, le di un contexto de la serie y fui sincero en cuanto a lo de las escenas fuertes de la serie. Creí que con ella junto a mi iba a poder tener mis ojos y mi mente más tranquilos y con mucha menos presión gracias a su compañía.

Ella desconocía totalmente la existencia de la serie, alcanzó a aceptar mi propuesta, confió en mí y le dio su ok a la idea.

“Tu esposa está confiando en ti y te ama lo suficiente como para confiar en tu juicio ¿la amas tú lo suficiente como para revisar hacia donde tu juicio la está llevando?” Nunca la voz había sido tan contundente, clara y compasiva.

Fue la última que escuché la vocecita hablando sobre el tema, porque fue la última vez que intenté ver Game Of Thrones.

 

Video Destacado

Sé que muchos hombres reconocen esa voz y saben de que les estoy hablando. Sin embargo no solo le hablo al corazón de todos los hombres que ven a diario contenidos con escenas eróticas, si no también a la razón de las mujeres para las que aparentemente estas escenas ni suman ni restan a lo que están viendo.

Hombres: hagámosle caso a esa voz. Llámenlo conciencia, Dios, gusanito del cerebro, como le quieran decir. La gran mayoría de hombres la oímos pero no le hacemos caso, o tratamos de negociar con ella y lo sé porque negocié con esa voz muchas veces.

Mujeres: ayúdennos. Para muchos hombres ese tipo de imágenes no son para nada beneficiosas. Creo que para ningún hombre lo son, pero por ahora hablo por mí, por los muchos hombres con los que he hablado y los millones que existen y para quienes la exposición a estas escenas desencadena una serie de pensamientos y comportamientos que denigran a la mujer, distorsionan el concepto de la sexualidad y nos alejan del verdadero sentimiento de amor que debería existir en una relación sexual.

Ver escenas eróticas desencadena en muchos hombres una serie de pensamientos y comportamientos que denigran a la mujer, distorsionan el concepto de la sexualidad y nos alejan de lo que es el verdadero amor

Es imposible pedirles que se pongan en nuestros zapatos para que se den cuenta el daño que una simple imagen puede hacer en nuestro interior, pero al revelarles las frases que esa voz nos sopla a los hombres que tuvimos luchas sexuales (y somos muchos) espero que reflexionen sobre cuál debería ser su posición al respecto.

No sé si algún día las escenas con desnudos ya no representen una amenaza para mi mente, mi corazón o la forma como veo a las mujeres. Solo sé que por ahora prefiero hacerle caso a lo que me dice la voz y obedecerla, para no permitir que entren por mis ojos imágenes que contaminan mi mente sin darme cuenta en el momento, mientras me llenan de una basura pegajosa que es difícil de arrancar del corazón. Me pasó en el pasado, le pasa a muchos hombres, no me volverá a pasar.

GOT ya se acabó, pero el éxito de esta super producción regresará, seguirá siendo replicado, llegarán nuevas producciones utilizando el sexo como uno de los pilares seguros de la industria del entretenimiento para garantizar ventas. Pero entonces sé que la voz regresará también para rescatar tus ojos, tu mente y tu corazón: ¿la escucharás… le obedecerás?

¿Crees que ver una serie como Game Of Thrones puede ser perjudicial para la mente de un hombre o una mujer?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver nuestro canal

advertisement

Síguenos

Pin It on Pinterest

Share This