Seleccionar página
Logramos preguntarle a la Virginidad por ciertos temas “más terrenales”

En la primera parte de esta entrevista, la conversación se tornó un poco teológica. Sin embargo a partir de la última pregunta del post anterior empezamos un acercamiento a algunos puntos menos espirituales y más prácticos.

REPORTERO CRÓNICAS: Muchas parejas podrían decir que comenzaron primero con el sexo, obviamente perdiendo su virginidad en el proceso, y luego de ello se enamoraron ¿No es válido para ellos decir que encontraron el amor aún a pesar de perder su virginidad “aparentemente” antes de tiempo?

VIRGINIDAD: ¿Con cuántas parejas debería alguien tener sexo para reconocer el verdadero amor? Se que soy yo la entrevistada pero si contesta esta pregunta puedo empezar a contestar la suya.

RC: En ese caso, haré el papel de los que no creen en esperar hasta el matrimonio y diré que hay que probar el sexo con cuantas personas sienta atracción hasta que encuentre la persona que sienta que es la correcta.

V: Acabas de dar en el problema de esa pregunta: el de tratar de “encontrar” el amor utilizando el sexo como medida. Si el amor que una pareja “encuentra” en algún momento de su vida está basado en el sexo, entonces no es amor de verdad y cuando no hay amor entonces entregarme o no antes de tiempo realmente no importa.

 

“¿Con cuántas parejas debería alguien tener sexo para reconocer el verdadero amor?”

RC: ¿Quiere decir que los que entregan su virginidad antes del matrimonio en realidad no aman?

V: No he dicho eso pero lo reitero: Quienes basan su relación en el sexo no aman. Construyen su relación basados en algo que eventualmente con el tiempo terminará y el amor no es algo finito, es en esencia eterno.

RC: ¿Entonces quienes entregaron su virginidad antes del matrimonio… nunca van a poder amar?

V: Eso depende de ellos mismos. Aún pueden decidir empezar de nuevo, decidir amar de verdad. Pero para ello deben despejar el sexo de la ecuación, solo así podrán reconocer el Amor verdadero, el que está construido sobre los cimientos de la decisión por encima del sentimiento, del pacto por encima del placer y del compromiso eterno por encima del momento fugaz. Eso es el verdadero Amor.

RC: ¿Deberíamos entonces decirle a aquellos que ya empezaron una vida sexual que deben dejar de tener relaciones para que sepan lo que en realidad es el Amor?

V: No, deberíamos enseñarles a vivir primero el verdadero amor para que sepan lo que en realidad el sexo. Cuando el verdadero amor es la base sobre la que se construye una relación es cuando toda la inmensidad, fragilidad y majestuosidad del sexo puede explorarse mutuamente. Construir una relación sobre los cimientos del Amor hace fuerte al sexo, construirla sobre los cimientos del sexo hace débil al Amor. El pacto de Amor de una pareja protege la vulnerabilidad del sexo, sin un pacto de por medio el sexo solamente los hace vulnerables a los dos.

“Construir una relación sobre los cimientos del amor hace fuerte al sexo. Construirla sobre los cimientos del sexo hace débil al amor.”

RC: ¿Y supongo que ese pacto es el matrimonio?

V: En su más pura esencia y significado así es.

RC: Pero existen muchos que hoy no creen en el matrimonio.

V: Para quienes sabemos lo que significa el matrimonio, no solo es imposible no creer en él, es además imposible no anhelarlo y desearlo. Además para mi el matrimonio es el día donde entregarme toma significado, es el día donde el sexo se empieza a construir sobre los cimientos del verdadero Amor y una nueva dimensión en la pareja cobra sentido y propósito.

RC: ¿Su propósito entonces es ser entregada en el matrimonio?

V: En realidad mi propósito es sellar física y espiritualmente el pacto de verdadero amor que simboliza el matrimonio y demostrar la dignidad de lo que significa estar casado. El matrimonio no es solo un protocolo, un evento o un “hay que hacerlo porque ya es hora”. El matrimonio es el día en el que la pareja decide cargar públicamente delante de los hombres y espiritualmente delante de Dios todo el peso, la responsabilidad y el poder del pacto.

Más allá de dejar de tener sexo para saber lo que en realidad es el amor, se trata de vivir primero el verdadero amor para entender lo que en realidad es el sexo.

RC: Con esta definición honestamente no creo que muchos cambien su opinión sobre el matrimonio.

V: No va a cambiar la opinión de lo que no estén interesados en saber cuanta dignidad hay en la esencia del matrimonio, ni de aquellos que saben que el matrimonio es un peso que no es fácil de levantar y no les interesa ser dignos de ello.

RC: ¿Y como saber que se es digno para el matrimonio? Dicho de otra manera ¿Como saber que puedo levantar el Mjolnir, el martillo de Thor? No es un peso solo físico, es un peso moral, por ponerlo de esa manera.

V: Si quieres levantar el Mjolnir para usar su gran poder debes ser primero digno de él. Así mismo si quieres conocer el poder que El verdadero Amor toma en el matrimonio soy yo la que te hace digno para levantarlo.

 

Video Relacionado

RC: Con ese ejemplo entiendo un poco mejor la verdad. Pero no dejo de pensar en los muchos que ya entregaron su virginidad ¿Ya no son dignos para ese día?

V: Depende de ellos. El verdadero Amor puede existir aun a pesar de haberme entregado antes de tiempo y El Amor hace nuevas todas las cosas para los que en Él creen.

RC: ¿Quiere decir que alguien que ya entregó su virginidad puede recuperarla?

V: No tiene sentido tratar de recuperar tu virginidad. Lo que si tiene sentido es que si naces de nuevo, si tienes un nuevo comienzo y si escoges ser una nueva persona entonces todo en ti puede empezar de cero. Incluyéndome. Esa es la promesa de Dios para los que lo buscan, la que les asegura nuevos comienzos y no segundas oportunidades, la que les promete que TODO, ABSOLUTAMENTE TODO ES NUEVO EN Él.

“No tiene sentido tratar de recuperar tu virginidad, tiene más sentido volver a nacer de nuevo.”

RC: ¿Entonces solo hay que nacer de nuevo para volver a ser vírgenes y poder ser dignos? Creo que para muchos eso es algo difícil de creer.

V: No quiero que parezca fácil, porque no lo es. Para quienes ya iniciaron un camino sexual y desean empezar de nuevo, recorrer el camino del verdadero Amor puede ser largo y requerir esfuerzo, sacrificios y morir a muchas cosas del pasado. Pero es precisamente eso, morir, lo que se necesita para poder nacer de nuevo. Se debe pagar un precio diferente por que se escogió un sendero diferente, pero eso es lo maravilloso del sendero del Amor, no hay nada imposible para Él cuando lo recorres por que no hay nada imposible para Dios.

RC: Creo que para muchos incluso los que creemos en Dios puede ser difícil creer que se puede volver a ser físicamente un “cero kilómetros”. Para finalizar esta entrevista, ¿qué les diría a ellos?

V: Que si creen que hay algo imposible para Dios, incluso volver ser “cero kilómetros” entonces no conocen realmente a Dios. ¿Recuerdas que en la primera pregunta te contesté que una de las formas de manifestarme es la física, pero no la única? Pues otra de las dimensiones en las que me manifiesto es la espiritual, Dios es Espíritu y es por el poder de Su Espíritu que todo es posible de hacer. Si los que conocen a Dios no creen tampoco en el poder de su Espíritu y en las maneras como la dimensión espiritual pueden afectar la dimensión física, incluyendo nuestros cuerpos, entonces lo repito: No conocen realmente quien es Dios ni el poder de aquel que es El Amor, El Camino, La Verdad y La Vida.

RC: Muchas gracias por este tiempo, aunque creo que muchos pueden sentir que sus preguntas han sido contestadas, seguramente tendrán nuevas preguntas. Yo mismo tengo algunas. Valdría la pena una nueva entrevista.

V: Sería un placer, cuando lo deseen.

Nos despedimos de aquella entrevista con más preguntas que respuestas, pero sabemos que esto suele suceder en las conversaciones donde hay verdadera sabiduría. Suponemos que la mejor manera de saber si todo lo que nos ha dicho La Virginidad es cierto es poniéndolo a prueba: nacer de nuevo, ser dignos, creer que todo es posible, empezar cero kilómetros, entender lo que es el verdadero amor y el poder que hay en el matrimonio entre otras cosas.

Son muchas cosas para poner a prueba. La pregunta ahora para ti es ¿Vale la pena intentarlo?

 

 

Si pudieras hablar con la virginidad ¿Qué le preguntarías?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver nuestro canal

advertisement

Síguenos

Pin It on Pinterest

Share This