Seleccionar página
¿Porqué hablar de sexo es una de las primeras cosas que debería hacer una nueva pareja?

Allí están los 2, frente a frente, puntuales en su cita. Tal vez hay curiosos observando pero para ellos en la arena solo existen sus 2 almas y es probable que una de ellas caiga ese día de un mortal disparo.

Él la mira fijamente. Sabe que no puede demostrar temor, eso sería fatal. Quiere ser práctico y certero. Apuntar directo al corazón y jalar el gatillo para que ella caiga con el menor dolor y sufrimiento posible y sobre todo, sin dar tiempo para que negocie. Sabe que si ella lo hace, él está perdido.

Ella por su parte es más estratega. Ha venido analizándolo hace tiempo, conoce sus debilidades y sabe que hoy es el día de aprovechar esa ventaja cuando él las exponga. Sin embargo es consciente de que un disparo puede no ser suficiente y de ser necesario está lista para vaciar el cargador de su arma.

Esto bien podría parecer un duelo tipo western norteamericano, pero no. Es la descripción gráfica de como muchas parejas de novios se imaginan hoy en día lo que debe ser sentirse estar hablando de sexo por primera vez con su pareja : como un tensionante duelo a muerte donde existe el riesgo que el corazón de alguno caiga mortalmente herido por una bala de desilusión. ¡Wow! ¿Qué profunda analogía no?

Pero ya sea por analogías “profundas” de este tipo o excusas superficiales en su mayoría, muchas nuevas parejas prefieren evitar o en el mejor de los casos postergar “la conversación” y dejar que todo el tema del sexo fluya y se desarrolle a su tiempo… sin forzarlo ¡Que gran error!

 

Una nueva pareja de novios que prefiere postergar la conversación sobre el sexo y dejar que el tema fluya sin forzarlo, está cometiendo un gran error

Otros piensan que hablar sobre algo tan comprometedor y delicado, amerita esperar un buen tiempo a que la relación entre la pareja se afiance y exista más confianza. Que lindos… e ingenuos, ¡otro gran error!

No se trata de forzar el tema. Se trata de ser sincero, poner las reglas, los límites, las cartas sobre la mesa en un tema que es uno de lo más importantes en un noviazgo. Tan importante, que no hablarlo a tiempo es la razón por la cual muchas jóvenes parejas cometen sus más grandes errores y se dan las más grandes desilusiones y rupturas.

Lo irónico del asunto es que, quien no tiene la confianza para hablar con su novi@ sobre sexo de manera temprana, tal vez es porque no tiene la suficiente confianza ni siquiera para ser su pareja en primer lugar. Así que si existe alguna excusa para evitar tener la conversación, la señal es clara: no están listos para ser pareja.

Si existe alguna excusa para no hablar de sexo con tu pareja, la señal es clara: no están listos para ser pareja

Una vez claros con este punto, volvemos  al objetivo del post: motivar a las parejas a que hablen abierta y tempranamente de sexo, sin la predisposición a que esta conversación va a parecer más un duelo del oeste, que una importante, vital y necesaria cita con la pareja.

Hay que reconocer que como en un duelo, hablar de sexo por primera vez de este tema puede hacer que el corazón se acelere, las manos empiecen a sudar y la tensión sea una constante de principio a fin.

Sin embargo la gran diferencia es que el objetivo de esta “confrontación” no es que solo uno salga beneficiado con la “caída” del otro. De hecho es el único duelo donde lo más importante es que los dos se beneficien para que no “caiga” ninguno.

Aunque hablar y poner claros los límites no es garantía de que una pareja nunca vaya a “caer”, tenerlos claros desde el principio de la relación disminuirá notablemente la posibilidad de que la pareja se vea en situaciones comprometedoras y difíciles donde ya no hay reversa.

Y es que a diferencia de otras áreas de la relación, cuando en el sexo se cometen errores hay pocas o ninguna oportunidad de enmendarlos. Todos sabemos que los errores a nivel sexual se pagan caro, por eso la importancia de hablar a tiempo sobre el tema.

Cuando en el sexo se cometen errores hay pocas o ninguna oportunidad de enmendarlos

Al hablar de sexo por primera vez como pareja, se pueden presentar situaciones aparentemente tristes y negativas para la relación:

1- Que alguno se desilusione del otro:

Tal vez una afición extraña o gusto en particular de alguno, que el otro no esté dispuesto a satisfacer

2- Que se den cuenta que no están alineados:

Si uno de los dos quiere esperar hasta el matrimonio y el otro no, es obvio que no hay punto medio.

3- Se demuestre la inmadurez de alguno se los dos, o de ambos:

Una cosa es madurez y otra la experiencia ¡Ojo! Se trata de la manera como se aborda y trata el tema.

Lee aquí, ¿Si quiero esperar hasta el matrimonio pero mi pareja no?

Sin embargo, lo que parecen en un principio riesgos que aparentan dañar la relación, son en realidad realidades que tarde o temprano iban a salir.

Sabemos que cuando acaba de empezar una nueva historia de amor, nadie quiere perder la emoción y la magia del momento que se siente en este cuento de hadas. Pero es mucho mejor y preferible saber a tiempo que tu príncipe es un sapo o tu princesa una bruja, y no enterarte de ello después del “vivieron felices para siempre”.

Tampoco exageremos, tal vez ninguno de los dos es el villano del cuento y son tan solo protagonistas de dos historias diferentes.

Hablar con tu pareja sobre sexo, no necesariamente se trata de buscar el villano del cuento. Tal vez tan solo son protagonistas de dos historias diferentes

Como novios tuvimos la conversación sobre sexo en nuestra segunda cita: 3 días después del “si, quiero ser tu novia”, y hay que admitir que fue un poco estresante, emocionante, pero tensionante. Cualquiera de los dos podía ese día herir el corazón y las ilusiones del otro. Era una posibilidad.

Sin embargo a pesar de todo, ese día nos dimos cuenta de 3 cosas: que podíamos confiar nuestra intimidad al otro; que estábamos alineados en nuestras convicciones; y que estábamos listos (maduros), para un noviazgo con propósito.

Se podría decir que en aquella cita, después de que el duelo terminara, el verdadero cuento de hadas empezó. Y no necesariamente somos los príncipes de la historia (tal vez somos la bruja y el sapo), pero al salir de ese restaurante sabíamos en nuestro corazón que lo mejor estaba por venir y esa emoción nos acompaña hasta el día de hoy.

No tengamos miedo de hablar y arriesgarnos a que las cosas no se den. Arriesguémonos a hacerlo y a que las cosas se den con quien deben darse. Hay que hablar de sexo y hacerlo pronto.

Debería haber más miedo por no hablar de sexo a tiempo con la pareja, a hablarlo y que después de ello las cosas no se den

Hablamos de sexo y alardeamos con nuestros amigos de forma escueta, superficial y hasta vulgar, ¿cómo es que nos callamos con la persona con quien posiblemente vamos a compartir esa intimidad? ¿Cómo no hablar con nuestra pareja de forma más seria, pronta, profunda y sincera?

Esperamos que decidas hacerlo y cuando lo hagas, que El Amor y Su Fuerza te acompañen, por que los vas a necesitar.

2 Comentarios

  1. seby tapia

    muy bien gracias a Dios bendiciones desde Salta Argentina

    Responder
    • Cronoviazgo

      ¡Saludos desde Colombia!¿Cómo está este tema por allá?

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver nuestro canal

advertisement

Síguenos

Pin It on Pinterest

Share This